Estudio científico

ESTUDIO CIENTÍFICO

Las plagas y enfermedades de nuestros cultivos, han sido tratadas tradicionalmente con pesticidas como única alternativa. Estos tratamientos son muy agresivos y perjudiciales para nuestra salud, además de producir daños considerables al medio ambiente. Actualmente muchos de sus nocivos efectos están todavía por describir. Además de no ser del todo eficaces con el objetivo que persiguen, son muy costosos económicamente.

Las aves rapaces, insectívoras y murciélagos, juegan un importante papel en nuestro ecosistema ayudando  a  mantener controladas las plagas y reduciendo considerablemente los daños que estas producen en nuestros cultivos. Reducirán considerablemente los insumos del agricultor, siendo una alternativa viable a otros productos agroquímicos tanto en la agricultura ecológica como en la convencional.

A una escala más pequeña, en nuestro huerto o jardín, podemos conseguir mantener a raya los insectos que dañan nuestros frutales sin tener que recurrir a tratamientos, consiguiendo producir verduras, frutas y hortalizas más sanas.

Por todo esto son cada vez son más numerosas  las experiencias basadas en el control biológico de plagas. Con el objetivo de potenciar un desarrollo más sostenible: Desde el Proyecto Aterpeak, proponemos favorecer la  presencia de aves rapaces, insectívoras y murciélagos mediante la colocación de cajas nido y refugios como alternativa natural para el control biológico de plagas, sin desdeñar el valor añadido que estas especies aportan a nuestro ecosistema.

cernicalo primilla_con_raton Hector Bintanel

ANILLAMIENTO CIENTÍFICO

SONY DSC

El anillamiento consiste en poner una anilla en la pata de un ave. En esta anilla consta un remite (de quien la pone, generalmente, una Oficina de Anillamiento,en nuestro caso la Sociedad de Ciencias de Aranzadi) y un código alfanumérico, a modo de número de D.N.I. que identifica a cada ejemplar de forma exclusiva. De este modo, si un ejemplar anillado es recapturado, se sabe de qué ave se trata exactamente, y cuándo y dónde se anilló por primera vez.

Históricamente, el análisis de recapturas ha sido empleado para estudiar los patrones de dispersión y migración de aves, además de recambios poblacionales u otros parámetros ecológicos. Hoy por hoy, el uso de programas y modelos basados en el análisis de capturas y recapturas permiten estudiar gran cantidad de aspectos, todos ellos de gran interés  para la conservación.

El anillamiento en Europa

En Europa, el anillamiento se gestiona a través de las Oficinas de Anillamiento, cada una de las cuales se ocupa de proporcionar las anillas con su remite, y gestionar las bases de datos que se obtienen a partir del anillamiento con anillas de su remite. En España hay dos oficinas de anillamiento: la de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, fundada en 1949, y la del Ministerio de Medioambiente. En Europa, el anillamiento y sus oficinas son coordinados a través de EURING.

En la medida en que el anillamiento supone la manipulación de aves en vivo y la toma de datos con valor científico, el desarrollo de esta actividad está limitado a personas formadas, cuyo conocimiento y aptitudes permiten el cumplimiento de los dos aspectos más relevantes a la hora de anillar: la integridad de las aves que son capturadas para su anillamiento y la precisión en la toma de datos.

SEGUIMIENTO DE CAJAS NIDO

SONY DSC

La gran mayoría de aves insectívoras que merodean por nuestros huertos y cultivos, como currucas, zarceros, mosquiteros, mirlos o petirrojos son perfectamente capaces de hacer un nido tejiendo fibras vegetales. Tan solo requieren de arbustos o árboles para poder criar. En Aterpeak nos centraremos en un pequeño grupo de aves insectívoras, los páridos, sin olvidarnos también de los murciélagos que recurren habitualmente a oquedades naturales de viejos árboles o de construcciones humanas para poder criar. Son estas especias las que habitualmente encuentran muchas dificultades para encontrar huecos adecuados y tienen más dificultad para reproducirse. Es por ello por lo que, generalmente, responden muy bien ante la colocación de cajas nido, y las ocupan en un elevado porcentaje. Aprovechando esta circunstancia es posible apoyar a estas especies y que ellas a su vez se conviertan en nuestras alidadas en el control biológico de plagas.

ANÁLISIS DE EGAGRÓPILAS

IMGP6074

Las comunidades de pequeños mamíferos (ratas y ratones, ardillas y lirones, topillos, topos, erizos, desmanes, musarañas y musgaños) son un elemento clave para el funcionamiento del ecosistema. Este grupo heterogéneo de animales está constituido por una gran variedad de especies de mamíferos que típicamente no superan unas pocas decenas de gramos de peso y que desempeñan papeles muy variados en el hábitat. Los hay herbívoros que se alimentan de raíces y tallos mientras que otros lo hacen principalmente de semillas y frutos. Otros muchos son depredadores, jugando un papel fundamental en el control de insectos y otros invertebrados. Por otra parte, ellos mismos constituyen la base fundamental de la dieta de numerosas especies de depredadores como comadrejas, garduñas, martas, turones, jinetas, gatos monteses, zorros y la práctica totalidad de las aves de presa.

En general, su pequeño tamaño hace que sean especies de metabolismos muy rápidos con tamaños poblacionales que fluctúan a lo largo del año pero que responden de forma muy acusada e inmediata a las alteraciones del medio natural. Su amplio espectro de alimentación, sus distintos modos de vida (los hay estrictamente subterráneos, otros superficiales, acuáticos o arborícolas) y el uso diferencial que realizan de las distintas estructuras del microhábitat que podemos observar en un territorio (campos de cultivo, ribazos, bosquetes, torrenteras, matorral…) los convierte en conjunto en un grupo muy sensible a los cambios en el territorio, ya sean de carácter natural o inducido por la actividad humana. Tanto es así que en los últimos años son un centro de atención entre la comunidad científica para rastrear de forma indirecta los cambios experimentados en nuestros ecosistemas por cambios en las políticas agrícolas, organización del territorio, contaminación o incluso cambio climático.

Las iniciativas como el establecimiento y seguimiento de cajas nido de rapaces proporcionan una gran oportunidad de recopilar indirectamente información muy interesante sobre las especies de micromamíferos que se distribuyen en las áreas de campeo de estas aves. Concretamente, el análisis de las egagrópilas  (regurgitaciones del material no digerido) es un método clásico muy extendido que ha probado ser tremendamente útil para conocer la diversidad faunística de estos pequeños mamíferos a media escala e incluso monitorizar a bajo coste grandes extensiones de territorio para la detección temprana de especies de roedores implicadas en zoonosis o con importantes repercusiones económicas en la agricultura. Actualmente, Gobierno de Navarra mantiene una red de seguimiento basada en este método para vigilar la distribución del topillo campesino (Microtus arvalis), causante en los últimos años de importantes daños en cultivos de comunidades vecinas por sus repuntes poblacionales.